Rompiendo cadenas

Qué es eso que tienes en la mano? – pregunté extrañado.
Es para dejar de fumar, un cigarro eléctrico– respondió un compañero de trabajo – pruébalo, saca vapor¡¡.

Aquel fue mi penúltimo día como fumador a principios del 2013.
Aquello sabia extraño, pero rico y enseguida me pareció que podría funcionar.
Al día siguiente, me fui a un centro comercial donde empezaban a proliferar minitiendas vendiéndolos, me hice con uno y apagué mi último cigarro.

 

Fui fumador compulsivo, tabaco rubio, de los que se levantan por la noche para fumar, sabanas quemadas, paredes marrones y dedos de zombi.

Había probado de todo, parches, pastillas, chicles….nada funcionó ni siquiera unos días, la ansiedad siempre me vencía.
Toda mi vida practicando deportes, montaña, submarinismo, ski, bicicleta, ahora apenas podía subir un segundo piso por las escaleras sin llegar asfixiado.

Con mi nuevo artilugio, logré estar un día sin humo, el más difícil, sin apenas esfuerzo.
Pasaban las semanas y aquello seguía funcionando, si me entraban tentaciones, me acercaba por la tienda para probar algún líquido nuevo.
Luego los meses y volvieron los sabores, los olores las montañas y la salud.
Los devastadores efectos de más de veinte años de tabaquismo se estaban eliminando.

 

Además descubrí una afición, de dispositivos primitivos a reparables, mecánicos, luego llegaron los primeros electrónicos, la alquimia…un mundo de experiencias y descubrimientos, un hobby.

Cuando las grandes mafias farmacéuticas y tabaqueras se dieron cuenta de que tenían un enemigo real en el vapor, empezaron a mover sus fichas.

Nuestras enfermedades son su negocio.

Artículos de pseuso-prensa y falsas noticias que hicieron mucho daño al vapeo. Cerraron multitud de tiendas.
A mí ya me había cogido informado y tenía mi propio estado de salud como prueba palpable.
Ahora la ciencia y la información están demostrando lo que muchos ya sabemos.

Esto ya no se puede esconder, vapear es, al menos, un 95% menos dañino que fumar.

Este blog es un agradecimiento a todo ello y sobre todo una invitación a que apagues ese último cigarro, está en tu mano y puedes hacerlo. Funciona.

Si te gusta puedes compartirlo:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies