Equipos Bottom feeder

BOTTOM_FEEDER_BF

Los Bottom feeder, Bf, retroalimentación o squonk están de moda, ha dejado de ser un producto minoritario y exclusivo a convertirse en un sistema de vapeo muy popular. Cada semana aparecen novedades en el mercado, tanto atomizadores como mods, ante la creciente demanda de este tipo de equipos.

Aunque algunos puedan pensar que es un invento reciente, la realidad es que llevan años dando guerra, con vapeadores que apenas utilizan otra cosa. De aquellos primeros dispositivos artesanales y muy caros, hemos pasado a cajas low cost de producción en masa que atraen a nuevos vapeadores que animados por el bajo desembolso que suponen algunos de ellos, deciden darles una oportunidad y probarlos.

Nacieron con la intención de aprovechar las bondades de un atomizador de dripeo sin tener que estar goteando el líquido continuamente. Además permiten disfrutar de una buena autonomía gracias al sistema de botella inferior. Ahora también se les da uso para hacer enormes nubes de vapor con resistencias complejas, la moda que nos intenta imponer el mercado actual. Por lo tanto, es un sistema muy polivalente que podemos adaptar a nuestros gustos particulares.

Otro atractivo es que son equipos muy sencillos y limpios, no dependen de tanques, drenajes o sellados y con un atomizador apropiado no tienen fugas.

Vamos a ver en qué consisten estos equipos, sus componentes y puntos a tener en cuenta para elegir un equipo apropiado con el que iniciarnos.

¿Qué es un bottom feeder?

Un equipo Bottom Feeder se compone a de un atomizador de dripeo (RDA) con el pin perforado y alimentado de líquido desde una botella situada dentro un mod.

Al apretar dicha botella, normalmente con el dedo y a través de una ventana lateral, el líquido sube con la presión por un conducto o tubo al atomizador, empapa el algodón y al soltar la pulsación aspira el exceso de vuelta hacia la botella.

Así pues, no tendremos que abrir el atomizador o gotear en ningún momento, evitando tener que cargar con la botella de líquido.

Tan sólo hemos de estar pendientes de mantenerlo empapado. Cuando notamos al dar la calada que se está secando, hacemos otra pulsación y bombea de nuevo.

Una vez acostumbrados se hace como un gesto automático, varias caladas-pulsación.

Vamos a ver las peculiaridades de cada componente con un poco más de detalle.

Atomizador

Como habíamos visto, es un simple atomizador de dripeo con un pin perforado por el que pueda subir el líquido desde la botella. El rendimiento no se ve alterado por esta modificación.

Hasta hace un par de años, teníamos que hacer bricolaje con casi todos los atomizadores, acanalando postes o aislantes para conseguir que el líquido subiera a las piscinas del RDA. Ahora es raro el modelo que no disponga de tornillos perforados a tal efecto. Los fabricantes se han dado cuenta que no incluirlo limita sus ventas, multiplicadas gracias a la popularización del sistema.

Como no tenemos la necesidad de retener el máximo líquido posible en el atomizador, estos pueden tener diámetros pequeños y piscinas escasas. Entre 18-22 mm de diámetro sería lo ideal, llegando a 24mm si utilizamos unas resistencias exóticas.

Atomizadores de grandes capacidades no son lo más recomendable, ya que una botella tiene 5-8 ml y en unos pocos bombeos de líquido tendremos que estar rellenándola. Además humedecer gran cantidad de algodón entorpece la recogida, tendiendo a sobresaturar la mecha.

Las entradas de aire deben estar elevadas para prevenir desbordamientos, evitaremos los de entrada inferior.

Aunque se pueden utilizar perfectamente para hacer grandes nubes, los elevados consumos nos obligarían a rellenar la botella muy a menudo, perdiendo gran parte de las ventajas del sistema.

Obviamente la elección de uno u otro depende de nuestros gustos particulares. Con un atomizador de una resistencia conseguiremos autonomías excelentes. Es la opción más lógica para mods de una batería.

bottom_feeder_01
bottom_feeder_07

Mod

Un mod bottom feeder está compuesto como mínimo por un espacio para batería y otro para botella. Esto significa que siempre van a tener al menos unos 40mm de ancho. Si es electrónico añadimos unos 10 mm más para el chip y los botones. Más baterías irían sumando tamaño y peso, lógicamente.

El cabezal también tiene el pin perforado y algún sistema que comunique la botella con el atomizador, normalmente un simple tubo por el que asciende el líquido.

Lo normal es que sean de una sola batería por ergonomía y portabilidad. Ahora se empiezan a ver equipados con baterías 21700  consiguiendo aumentar capacidad con poco más espacio. Además, esos 5mm de altura extra permiten mayores botellas.

La ventilación de las baterías no suele ser problema, teniendo en cuenta que tenemos una ventana en el lateral para accionar con el dedo. Si tiene electrónica, debería disponer de ventilación independiente.

Buscaremos mods que faciliten la extracción de la botella y la batería, por ser operaciones habituales. Evitaremos en lo posible sistemas enrevesados, roscas o accesos tortuosos a estos elementos.

Podemos encontrar modelos mecánicos o con electrónica en su interior.

bottom_feeder_03
bottom_feeder_04

Mecánicos

Pueden ser muy sencillos, una caja, pletinas y cabezal, con unas dimensiones bastante ajustadas y peso ligero. Son sus únicas ventajas, aunque pueden ser determinantes.

Están completamente desaconsejados para vapeadores sin experiencia y que no dominen los conceptos básicos para realizar un montaje seguro. Siempre utilizaremos baterías de calidad y en perfecto estado. Requieren disponer de un electrónico o tester para medición de ohmios y prevención de cortos. Nunca montaremos las resistencias directamente en un mecánico.

Deberían disponer de algún tipo de bloqueo para no dispararse accidentalmente en los bolsillos. En su defecto, quitaremos las baterías si no lo estamos utilizando.

La corriente se transmite normalmente a través de simples pletinas. El pulsador cierra el circuito y pone en marcha el equipo. Para una conductividad óptima buscaremos que sean de plata o cobre.

El voltaje de la batería y la resistencia condicionarán su rendimiento. Esto nos suele obligar a usar valores óhmicos más bajos que en un mod regulable, con un aumento de consumos y reducción de la autonomía.

Las pletinas y las zonas de contacto al cabezal requieren una limpieza para mantenerlas en óptimas condiciones, quitar corrosiones y asegurar su conductividad. Para su mantenimiento podemos utilizar algodón mágico limpiametales (aladdin).

bottom_feeder_10

Electrónicos

Si disponemos de electrónica nos iremos un poco más de tamaño, pero a cambio ganamos seguridad, protecciones, estabilidad de calada, potencia e indicador de batería. No será la resistencia quien dictamine el rendimiento, pudiendo usar valores óhmicos altos o bajos a nuestra elección.

Por ejemplo podemos montar resistencias de kanthal tipo clapton en torno al ohmio y moverlas sin problemas a bajas potencias, en un mecánico tardarían en calentar. Esto alarga la duración de la batería y reduce los consumos de líquidos.

Así mismo, podemos aprovechar la opción de control de temperatura. Esta función nos sirve como indicador para saber cuándo debemos apretar la botella, actuando si nos estamos quedando secos. Esto evitará los desagradables churrascos.

Un mod electrónico no requiere ningún mantenimiento especial.

Algunos modelos tendrán comportamiento de mecánico con una electrónica básica para prevenir cortos o indicar el nivel de batería. Recomendados para probar esas sensaciones mecánicas y experimentar montajes sin sobresaltos, antes de dar el innecesario paso a un mod sin protecciones.

bottom_feeder_13

Botellas

La elección de la botella es otro aspecto importante para que nuestra experiencia con este sistema sea satisfactoria. Aunque hace unos años era difícil conseguir botellas de calidad, hoy ya disponemos de multitud de modelos, con diferentes medidas y durezas.

Deben ser lo suficientemente blandas para expulsar el líquido con facilidad y con un punto de dureza para recuperar la forma y succionar el exceso. Cada uno tendremos nuestras preferidas.

Normalmente vienen con un tubo que atraviesa la tapa. También podemos encontrar botellas propietarias de cada mod, haciendo más complicada su sustitución por otras diferentes.

Lo más común y recomendable es que sean de silicona, aunque podemos encontrarlas de polietileno (PET).

Para el rellenado se agradece que dispongan de tapas metálicas roscadas para poder manipularlas sin apretones accidentales. Si además son cuadradas, las esquinas dan un punto extra de consistencia.

Así mismo podemos utilizar botellas de rellenado. Estas se roscan al mod y trasvasan el líquido a nuestra botella sin tener que sacarla. Recomendable en los mods con accesos más incómodos.

La capacidad suele rondar los 5-10 ml y viene condicionada por el espacio que tengamos dentro del mod.

Para limpiarlas o cambiar de sabor, las podemos poner un par de minutos al baño maría.

la

mods bottom feeder

¿Cual elegir para empezar?

Entre tanta variedad podemos sentirnos abrumados, sobre todo si es nuestro primer contacto con el sistema bottom feeder, que ni siquiera sabemos si nos gusta.

No debemos empezar nunca con mods mecánicos si no sabemos perfectamente cómo se manejan resistencias, ley de ohm, baterías y masas de metal. Lo ideal sería iniciarse con un electrónico con controles o al menos con un semimecánico con protecciones.

Un primer mod de contacto más que satisfactorio y muy económico sería el clásico Pico Squeeze de Eleaf (sin atomizador). Comportamiento mecánico, pero con todas las protecciones e indicador de batería por unos 16$. Está limitado a 50w, pero con una batería si necesitamos más de eso, mal vamos. Un todoterreno muy pequeño pero de excelente rendimiento para iniciarse o probar sensaciones.

En esta misma línea y por un poco más de precio, tendríamos el Luxotic de Wismec, con un kit (atomizador + mod) muy recomendable también.

Dentro de los electrónicos como opción más completa tenemos el VT Inbox de HCigar, es un clásico, un acierto seguro y con su poderosa electrónica DNA todo un señor botttom feeder. Algo más baratos y muy satisfactorios, podemos añadir el RSQ de Hotcig, el Pulse 80w BF  de Vandy Vape o el nuevo Pico Squeeze 2.

Como atomizador, un single coil será siempre más sencillo de montar y nos servirá para probar los diferentes materiales. Flave, Hadaly, Wasp….por poner algunos ejemplos muy agradecidos. Los atomizadores de doble resistencia sólo complicarán el montaje, reducirán las autonomías al necesitar más potencia y serán más adecuados para equipos de dos baterías. La elección del atomizador depende de cada gusto particular.

En conclusión

Una vez dominados los conceptos de su funcionamiento y habiendo comprobado que el sistema bottom feeder se adapta a nuestros gustos, ya podemos optar por la infinita variedad de modelos que nos ofrece el mercado.

Tampoco nos debemos dejar engañar por el precio. Que sea caro no significa necesariamente que sea mejor y es fácil ver cajas de plástico con una pletina doblada a precios desorbitados y con rendimientos similares. Aunque ya sabemos que cuando algo entra por los ojos, no atendemos a razones.

En conclusión, para quien no los haya probado aún, que se anime con ellos y les dé una oportunidad. Merecen mucho la pena.

Quizás no sea un sistema para todos, pero sí para muchos, como demuestra el auge que experimentó este sistema en los últimos años.

Y recuerda, el mejor equipo es siempre el que mejor se adapte a tus gustos.

bottom_feeder_11
galactika_01

Si alguna de las palabras utilizadas no te resulta familiar, puedes echarle un ojo a estos enlaces:

Terminología y despiece de un atomizador

Términos y expresiones vaperiles

Que batería elegir?

Seguridad en mecánicos

Si te gusta puedes compartirlo:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies