Qué contienen nuestros líquidos?

Liquidos

Qué contienen nuestros líquidos?

Los tenemos de todos los sabores y son el componente esencial del vapeo.

Gracias a la acción de un calentamiento (que no combustión) se convierten en el vapor que inhalamos.

Si ya vapeas, habrás escuchado alguna vez a alguien espetarte el “eso no se sabe lo que lleva dentro”, seguido del “eso es peor que el tabaco”, como único argumento que lo vieron por la tele o un “eso dicen”.

Si aún no has empezado, quizás te estés haciendo esta pregunta, como es lógico.

Pero, ¿De qué están compuestos nuestros líquidos?

Pues bien, todos los líquidos están compuestos principalmente por cuatro componentes,  algunos de ellos son opcionales. Vamos a ver que es cada uno.

Glicerina vegetal (VG)

La glicerina vegetal o glicerol es un alcohol miscible con agua , higroscópico e inodoro. Reconocido como seguro para consumo humano desde 1949 y con aplicaciones varias en cosméticos, jarabes, gotas para los ojos,  extractos de té, café, jengibre y otros vegetales, fabricación de refrescos, etc. incluso forma parte de la membrana celular.

Varios estudios han demostrado que una gran cantidad de glicerol se puede administrar sin la aparición de efectos adversos para la salud.

Está disponible en cualquier farmacia.

Trasladado al mundo del vapeo, es el principal encargado de la producción de vapor.

No es tan buen conductor del sabor como el PG y aporta un gusto dulce característico.

Es denso y necesita atomizadores con un buen drenaje.

Propilenglicol (PG)

El propilenglicol es un alcohol hidrosoluble, incoloro, insípido, higroscópico e inodoro.

La Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) ha determinado que es generalmente considerado como seguro para uso en alimentación, cosmética, y medicinas.

Es utilizado como humectante en productos de farmacia, cosmética, alimentos, lágrima artificial, humectante  alimentario (E1520), para hacer humo artificial, desinfectantes de manos, lociones antibacterianas, solución salina, toallas húmedas para bebés, etc

Está disponible en cualquier farmacia.

Aplicado al vapeo se mezcla con la glicerina y ayuda a hacerla menos viscosa, aporta algo de golpe de garganta y conduce sabores bastante mejor, sin aportar el dulzor extra.

Hay un porcentaje muy escaso (2% aprox) de personas que pueden tener intolerancia al propilenglicol, pudiendo provocarles irritaciones o alergias, en estos casos pueden sustituirlo por polietilenglicol (PEG-400) o prescindir de él y utilizar solo glicerina.

Aromas alimenticios

Todos ellos son de origen alimentario, deben ser hidrosolubles y suelen venir disueltos en PG.

Su composición depende del fabricante y el sabor en cuestión.

Son los encargados de que nuestros líquidos sepan a manzanas, fresas, frutos secos etc. La variedad de ellos es enorme, y se utilizan en la mayoría de alimentos que consumimos a diario.

Acertar con sabores que te sean agradables hará la experiencia mucho más satisfactoria y sencilla, ya que te harán olvidar el tabaco. Con el tiempo llegará a molestarte su olor.

El santo grial sería lo que llamamos el líquido de cabecera, que podrías estar utilizando todo el día sin cansarte de él. Aunque  lo normal es que vaya cambiando a medida que recuperamos el paladar.

Como cada persona tiene un paladar, poco valen los consejos.

Nicotina (opcional)

Es el componente más delicado. Es tóxica y adictiva, aunque no cancerígena.

Viene disuelta en determinadas cantidades, siempre marcadas en los líquidos en miligramos por centilitro (12, 6, 3, 0).

Hace que el proceso de dejar de fumar y empezar a vapear sea menos traumático, al proporcionar la dosis diaria y mantener a raya la ansiedad. Además es la principal responsable del golpe de garganta.

Se suele empezar con valores en torno a 6mg/ml, que se van reduciendo paulatinamente, dependiendo de cuantos cigarros se consumieran al día (6mg para una cajetilla diaria).

No conozco nadie que vapeando haya aumentado la concentración de nicotina, lo normal es que se baje hasta reducirla a cero y no tener dependencias.

Uno de los éxitos del vapeo es que el proceso se realiza de manera lineal y cuesta realmente poco bajar la cantidad, es más, te lo va pidiendo el cuerpo.

En conclusión

Como podéis ver, con el vapeo nos estamos quitando las más de 4000 sustancias químicas que contiene el humo del tabaco, más de 50 de ellas cancerígenas, que lo hacen tan adictivo y letal. 

Está claro que lo mejor es meter solamente aire en nuestros pulmones, pero si quieres mejorar radicalmente tu salud y abandonar la esclavitud del tabaco, ni te lo pienses.

Si te gusta puedes compartirlo:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies